ÚLTIMAS ENTRADAS

viernes, 31 de marzo de 2017

Master class




...todos estos maestros, y lo evoqué ayer, se pararon por el camino. Ellos se pararon en el Sí, porque el Sí es un gran seductor. Encontrad el «Yo soy», siempre lo dije, y después desembarazaos del «Yo soy». «Yo soy» quiere decir estar ahí, existir, mantenerse simplemente fuera de la Verdad, fuera del ser. Encontrar el ser en la existencia, todo el resto fluye de allí. El Amor nunca es un esfuerzo. Lo dije, muchos gurú se pararon ahí, ¿por qué? Porque hay una auto-contemplación de Sí, y sobre todo porque son amados, adulados. ¿Es eso el Amor verdadero? no para mí.


Estos maestros mantienen una dependencia. ¿Dónde está vuestra Autonomía, dónde está vuestra experiencia? Las verdaderas transmisiones del Gurú a su discípulo preferido, existen por supuesto en Oriente, pero es algo extremadamente raro. Incluso aquellos que supuestamente han tomado mi continuación, sólo son unos monos; que me imitan. Ser verdadero no es imitar a quienquiera, ni al Cristo, ni al Buda, ni a tal gran maestro o a tal otro. Ved, por ejemplo, hay un ser que, a principios del siglo XX, estaba ciertamente en el Corazón de la Verdad, que era Maharshi – Un Amigo lo llamáis, ahora puedo decirlo. Todos los que fueron sus hijos espirituales, perdieron el Absoluto. ¿Qué hicieron? Ellos hablaron del Sí, glorificando el Sí. ¿Veis el error? Oh, claro que presentarse vestido de blanco o de amarillo con un collar de flores y una gran sonrisa, esto seduce, pero yo no os quiero seducir. ¿Qué interés?


Y creo además de que el Comendador había explicado ampliamente esto, y no hay nada a criticar. Digo simplemente que son experiencias, pero que no es lo verdadero. ¿Acaso eso quiere decir que sea la sombra, o que sea lo opuesto a la Luz? No. Quiere decir que está incompleto, sencillamente. El verdadero Liberado hoy, en vuestro mundo, no necesita decirlo, ni escribir libros, como toda esta gente que llamáis, creo, del nuevo advaita, y que las palabras son las mismas, pero la vivencia ¿dónde está? ¿Cómo es que alguien que es Absoluto, puede glorificar el Sí? Maharshi lo dijo: «Encontrad el Sí, y después descubrid que incluso no sois el Sí». No hay error, no hay falsedad, hay solamente incompletud.


Nunca creé escuela, nunca escribí nada a parte de poemas en el momento de mi Liberación, a los treinta y tres años, después de tres años con mi gurú. Y lo dije, él solo me dijo simplemente dos frases. No necesitaba de nada más, y vosotros tampoco. Daros cuenta, buscáis modelos, pero no hay mejor modelo que lo que sois, no os dejéis engañar por las manifestaciones de los que van vestidos de amarillo, o de blanco, con guirnaldas de flores, o que toman asientos por encima vuestro. Yo estaba al mismo nivel, no hay diferencia. Hay simplemente una claridad diferente, pero fundamentalmente no hay ninguna diferencia.


Ya, en mi vida, estábamos muy lejos de los principios de los grandes maestros, unos maestros auténticos, hablo aquí de Shankara, hablo de Lao Tse, hablo de Shirdi Sai Baba y no Sai-Baba. Podría hablar de otros, pues los hubo, por supuesto. El verdadero maestro no quiere ni escuela ni alumnos. Él os deja libres, totalmente, no quiere ninguna adhesión, no quiere nada. Todo lo más, un maestro del Sí, puede ser un guía por algún tiempo, pero eso es todo. El maestro verdadero no necesita escribir, no necesita discípulos, no necesita escuela. Es el testimonio vivo, no necesita de nada más.


No hay comentarios:

Publicar un comentario